Cuando la cultura rugby llega al trabajo

Comment

Córdoba Historias Slider

Bastan unos minutos de conversación para comprobarlo. En Grupo BDM se respira rugby. La empresa creada por Sebastián y Javiar De Vértiz lleva en su ADN los conceptos y valores de este deporte. Nacidos y criados en el Tala, los hermanos se aferraron a las premisas que los guiaron adentro de una cancha para lograr el éxito afuera de ella. Día a día, en su oficina del Cerro de las Rosas, remarcan que para afrontar nuevos desafíos y alcanzar metas se debe seguir un concepto esencial del juego de 15: el trabajo en equipo.

Tala campeón en 1998.

Tala campeón en 1998.

Apertura y centro, respectivamente, “Sebi” y “Chino” lograron junto con su hermano Ignacio (el “Negro”, también en BDM) un bicampeonato con Tala. Fue finales de la década del ‘90. Otra época. Distinta. ¿Otro rugby? Tal vez. Una preparación diferente, es cierto. No existían los pladares y los jugadores becados se contaban con los dedos de una mano. Y llegar al glamoroso Super Rugby era poco menos que un sueño lejano. Aunque es difícil comparar las épocas, Sebastián arriesga un diagnóstico que no deja dudas. “Antes se pagaba derecho de piso. Había más sacrificio”, dice. Aquel plantel blanquinegro contaba, entre otros, con el “Turco” Simes, el “Oreja” Ohanián, Facundo Soler, Mario Vartanián, Alberto Canestri, la “Chinche” Giaimo.

Pasar gran parte de la vida en un club de rugby hace que las enseñanzas dejen una huella. Es el caso de los De Vértiz. “Cuando formamos la empresa veíamos que para poder lograr éxito todas las personas de la empresa deben trabajar en equipo. Vimos que no sólo había que darle importancia al aspecto laboral, sino también al humano. Dijo un entrenador: ‘las buenas personas logran mejores resultados’. Y el Tala tiene un slogan parecido: ‘Un jugador contento juega mejor’. Es cierto. Creemos que cuando una empresa está bien va a lograr mejores resultados”, explica el “Chino”.

Sebastián De Vértiz, antes de entrar a la cancha.

Sebastián De Vértiz, antes de entrar a la cancha.

«Nuestra organización se basa en una estructura horizontal donde todos intervienen en la generación de ideas y donde el cliente es un miembro más de nuestro equipo», reza una de las frases del sitio de BDM.

-¿Qué tiene que ver el trabajo en una empresa con los valores del rugby?

-Siempre decíamos que había que trabajar en equipo. Nadie en la agencia ha jugado al rugby y era difícil que entendieran cuál era el significado de los valores o que los vean. Para nosotros era muy simple el trabajar en equipo, nos salía natural. Pero transmitirlo a gente que no ha mamado el rugby no fue tan fácil porque los resultados no fueron inmediatos. Sin embargo, con el tiempo sí se vieron. De a poco, con nuestra forma de pensar y hacer las cosas, empezaron a llegar (Sebastián).

-Se pueden citar muchas frases, pero no porque sean lindas van a funcionar. Hay que trabajar día a día. Hay muchos grandes jugadores que han mamado el rugby muchos años, pero no todos pueden incorporarlo a su ámbito de trabajo. Una cosa es la cancha de rugby y otra incorporarlo a tu vida diaria, a tu trabajo o familia. Para eso hay que sentirlo (Javier).

Está a la vista. El éxito de Grupo BDM no se debe al rugby. Pero aferrarse a su filosofía y cultivar sus valores harán que siempre se esté más cerca.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *