Está viviendo un sueño. Con sólo 20 años, Nicolás Cantarutti es el apertura titular del Tala y, a pesar de esa juventud, parece afianzarse como pieza clave de los de Villa Warcalde para este campeonato.

“Cuando empezó el período de adaptación al plantel fue un poco difícil, la organización, los códigos, la lectura del juego, los tiempos para decidir. Y los golpes cambian son más rápidos y más fuertes”, detalló el jugador que después de un par de partidos como medio, pasó a jugar de «10» por la lesión de Cristian Nacasian (Stéfano Ambrosio pasó de centro).

Es su segundo año en el plantel superior. “Cuando subí el año pasado me dijeron que iba  a pelear el puesto de medio scrum, pero me propuse ser el 10 porque es el puesto que más me gusta”.

Tan rápido fue cumpliendo su sueño que ni él mismo esperaba este momento. “Se dio muy rápido, estoy muy contento y trato de disfrutarlo al máximo, jugar en la primera de Tala es hermoso”.

Pero los objetivos de Nicolás no terminan ahí. Comparte el mismo deseo de todo el plantel: “Tenemos las expectativas puestas en ser los campeones de Córdoba, no se pudo en el Nacional de Clubes pese a que hicimos un buen torneo”.

Sobre la victoria ante Athletic, sostuvo: «Fue un partido parecido al del fin de semana pasado. Arrancamos muy bien en el primer tiempo, facturamos en el momento que teníamos que facturar, en los errores de ellos y los últimos diez decaímos. En el anterior fue en los últimos 20, espero que en el próximo partido no tengamos ese bache final».

Por Juan Lopardo