Warcalde se tiñó de blanquinegro